Dark mode
hiddenband
PLAY
hiddenband
PLAY
Mar del Plata, Argentina
December 08, 2007
Un día desperté creyendo ser rey. En un espacio. En un momento. Tan lógico como un sueño que nunca me atreví a soñar. Tenía el poder de controlar la nada. La voz. El aliento. Y aunque pequeño era el lugar, era mi reino. Lo recorría con mi mente con facilidad, y respondía a cada parámetro que yo decidiera. Todo se movía a mi ritmo, como una gran marioneta que espera la acción para la reacción. Era energía. Y toda ella se transformaba con solo imaginarlo. Jugaba a ser un dios. Decidor, hacedor. Un dios. Lo único inmanejable era yo mismo. Alguien tan arbitrario como yo decidiera, se revelaba en cualquier momento ante mi absoluto. Pero era yo mismo, el error de la utopía. La fragilidad. Ahora entiendo que en mi reino la genialidad no existe más bien, la originalidad. Sólo lo sublime de la creación, que es en verdad tan solo una repetición genial. Y desde aquí mi ser se potencia en evidente misericordia. Pues no quiere arruinar el momento. Pero le es innato, y responde directamente a su propia naturaleza. Y es en parte tan real y tan cercano. Tan sensible como la piel misma. Y tan ambiguo como la realidad en la que creemos perdurar. Pues todo se vuelve inmaterial en el silencio, en nuestra nada. Pues si existe la temporalidad, también lo atemporal. Es el juego que deseamos jugar con las imágenes, con todo lo que nos rodea. Sin embargo, un día desperté creyendo ser rey. Ser un dios. Tan magnánimo como la propia naturaleza del pensamiento, de mi imantada credulidad. Yo soy quien quiero ser. O quien creo poder haber sido si no fuera por esta fragilidad. Como vencer al error desde mi credulidad, si me veo tan potente. Y estoy convencido que todo puede responder a mi dedición. Yo apruebo y descarto cada elemento en este espacio. Que nada entre, ajeno, ni se pierda entre mis manos si no es mi voluntad! Es demasiado con verme a mi mismo incontrolable y locuaz. No necesito verme como el error, si ya con saberme falible me cuestiono. Me comprendo. Y es el dudar de cada fibra lo que me lleva a la cuestión de quién soy, por qué soy, qué es lo veraz y lo satírico, el error, la solución. Veo aquí que es necesario dejar de lado la credulidad, puesto que es en parte lo que me engaña. Si no ha de ser el cuestionar lo que no haga conocer parte de la sabiduría. Ahora entiendo que nadie mas que yo es hacedor y decidor de mi universo. Que solo me jacto mientras deje de lado mi naturaleza. Y es contra ésta que debo luchar para lograr los que fueran mis deseos. Ahora comprendo que no existe el tiempo, ni el espacio. Que sólo perdura un momento de especial sutileza. Un instante. Y en él es donde transcurro. Que todo depende de mí. De mi error y mi acierto. Que todo puede ser en mis manos. Que soy mi propio creador. Que lo sublime es comprenderme y que la verdad esta en el pensamiento. Hidden. Nunca fuimos presentados formalmente, usted y yo, a pesar del vínculo que presupongo nos une, por una razón o por otra distinta que ya comprenderá. El hecho es que a lo largo de estos cinco años nada a cambiado para mi, ni para lo que significo. Me presento entonces. Soy su interior. Lo oculto pero reconocido de su estructura, de su persona. Tengo como objetivo desde mi concepción que usted asuma lo que no desea, lo que esconde entre arrebatos por una supuesta afección. Una lágrima. Un recuerdo. Una duda. Una realidad. Una percepción. Un sueño. Un deseo. Una irrealidad. La impronta de su camino. Incontrolable me sumerjo en una concepción aun mas profunda para influir. Y me reconozco como una enmarañada tela de aspectos. De filosofía y percepción. De religión e incógnitas. En primer lugar me centro en la dualidad de esta realidad tan poco probable. Percibo este ambiente como el reflejo de mi creación. Mi realidad. Y sería egoísta creer que sólo lo que veo y percibo es real, y la realidad de todos a mí alrededor. Cada ser que se representa en este mundo se transforma a mi antojo en eslabón de construcción de mi propia concepción de un entorno. Pero aun más sensible es entender que el interior del ser humano es el universo más complejo. Allí está la verdad. Y la aprehensión de esta estructura permite la concreta superación y evolución. Lo que nos permitirá pasar al otro lado de lo conocido. En esta mecánica del cuanto que nos hace nada en este todo, tan pequeño y perfecto como lo irregular, comprendo pues lo maleable de lo que percibo. De lo que siento. Sentir nos define como seres humanos. Mas allá de la razón y nuestras facultades de comprensión, está lo intimo. Lo sensible. Lo puro. Por eso afirmo que no es sólo vivir la vida, más bien sentirla. Por todo esto propongo la introspección. Ser perceptivos del propio ser y establecer una conexión con uno mismo. Todo esto soy. Esto es parte de su ser. Esto es más que un concepto. Esto es hidden.
Anything else?
www.hiddenband.com.ar
READ MORE
READ LESS
Mar del Plata, Argentina
December 08, 2007
PLAY
FOLLOW
SHARE
Playlist